Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra política de cookies.

Encuentra tu inmueble

Víctor Puerto se despide de los ruedos en la que será su temporada número 25 11 febrero 2020

Víctor Puerto se despide de los ruedos en la que será su temporada número 25

Víctor Puerto ha presentado en una multitudinaria rueda de prensa la que será su última temporada toreando. El torero tiene previsto cerrar así 25 años de dedicación al mundo del toro. En la rueda de prensa y con la naturalidad y cercanía que le caracterizan, aprovechó para informar de su intención de entrar a formar parte de Grupo ADE como Comercial Manager. Hemos tenido la suerte de compartir unos minutos con el diestro y hacerle una interesante entrevista en la que hace un repaso de su pasado, presente y nos adelanta cómo prevé su futuro.



Corría 2007 cuando, en una entrevista a Sevilla Press afirmaste “Cuando llegue ese momento de madurez será el día que cuelgue el traje de luces porque diré hasta aquí hemos llegado y voy a disfrutar de mi familia” ¿Ha llegado ese momento? 

La vida cambia muchísimo y  te das cuenta con el paso de los años que no puedes tener nada pensado porque las circunstancias cada día cambian. En ese momento lo comenté como algo idealizado, bonito... El caso de ahora es totalmente distinto porque yo lo que amo es el toreo y me encantaría estar toda la vida. Pero sí es cierto que hay un tema, como he comentado en la rueda de prensa, que es que hay un hombro muy tocado, muy lesionado y cuesta mucho, muchísimo, en dolores, en preparación y demás mantenerse para estar toreando y estar preparado de cara a una temporada. Porque torees una o cincuenta, tienes que prepararte de la misma manera.

Entonces…¿Madurar? Yo creo que cuanto más mayor me hago más cuenta me doy de que es muy difícil llegar a madurar como uno quisiera por lo que creo que me voy convirtiendo más en ese niño que siempre he querido ser.

Y, colgar el vestido de luces es por el hecho de que hay una lesión muy fuerte y creo que es el momento de tomar otro camino.

Te despides por tanto de los ruedos con esta temporada.  ¿Qué supone para ti?

Sí, como se ha dicho en la rueda de prensa, éste es mi último año. Creo que es una fecha muy bonita porque es mi 25 aniversario. Parece que fue ayer cuando tomaba la alternativa en Ciudad Real de la mano de El Litri y Jesulín, y fíjate, después de más de 1.500 corridas de toros por toda América y por Europa, la verdad es que se añora este momento.

¿Dónde tienes previsto despedirte de los ruedos?

La verdad es que no lo sé. Por calendario y demás, por donde vaya toreando será un adiós, por supuesto.

¿El definitivo? Pues casi seguro que será en algún ruedo de América ya que la temporada comienza allí cuando ya ha terminado en España

¿Cómo afrontas esta despedida?

Con muchísima ilusión, cargado muy positivamente de todas las emociones bonitas que he podido vivir a lo largo de mi carrera taurina e intentando que esa desazón por querer triunfar, que crea sensaciones de querer estar bien a costa de todo y hasta de prostituir diríamos mis sentimientos, se queden a un lado y podamos en cierto modo gozar lo que siempre he soñado que es el toreo, la gente, el público, la plaza… Ser capaz de captar los colores y olores que se pueden dar en una tarde de toros


Tras 25 años de profesión, ¿te queda algo pendiente por hacer como torero?

Me quedan muchísimas cosas… Fíjate si hay cosas que le quedan a uno pendientes que cada vez que uno se levanta es un nuevo día. Es verdad que ha habido tardes muy buenas en plazas importantísimas como Sevilla, Madrid, Bilbao, Pamplona… A lo largo de toda mi vida taurina pero me gustaría mejorar todo eso. E igualmente hay plazas donde no he podido torear y me encantaría hacerlo.

Lo bonito del toreo es que es tan efímero que de un toro a otro no se parece en nada. Pues la verdad es que me gustaría, en su momento, haber salido totalmente saciado de satisfacción por todo lo que había hecho. Y como artista, yo creo que eso lo llevamos dentro todos, es muy difícil estás siempre contento con lo que uno ha hecho.

¿Con qué te quedas de esta gran experiencia? ¿Podrías destacar algo especial?

Ha habido muchísimas cosas especiales. Yo creo que a lo largo de mi vida taurina he tenido una mente selectiva y me he quedado siempre con lo bueno. Hay momentos en los que no me acuerdo si he toreado en un sitio o en otro, no me acuerdo de cosas muy específicas de una tarde cuando hay aficionados que me hablan de momentos “¿Te acuerdas de cuando toreaste…? Con el traje de tal color, el toro de  tal ganadería…Que le cortaste dos orejas…” Y lo cierto es que me encanta escucharlo porque  me pregunto ¿será verdad? (comenta entre risas) Menos mal que hoy en día, a través de internet y las redes sociales, todo aparece, pero si no, hay cosas que habría olvidado.

Por supuesto las puertas grandes de Madrid… Esas cosas no se olvidan. Momentos muy bonitos de compañeros, sensaciones que uno ha tenido en el campo con muchísimos amigos ganaderos, esa amistad, ese cariño que va quedando con el paso de los años,  el respeto de muchísima gente y muchos aficionados… Y de lo que me siento verdaderamente orgulloso es que todavía hay gente que se acuerda de Víctor Puerto y eso es bonito.

Es bonito porque yo dejé de torear en muchas grandes ferias hace 5 o 6 años. Cuando no toreas en esas ferias, en las televisiones, etc, uno se va perdiendo. Hay una generación que no sabe quién es Víctor Puerto. La historia está ahí, las cosas que se han hecho importantes, los triunfos de San Isidro, de Bilbao, de Sevilla… Eso queda,  pero el que va como aficionado al toro, en ocasiones no ha visto nunca a Víctor Puerto, te desconoce. Pero vas por la calle y te reconoce y eso para mí es satisfactorio porque algo de mí ha quedado. No sólo lo que uno ha podido hacer en el ruedo sino, lo más importante, como persona. La gente ha captado algo especial y eso para mí es maravilloso

¿Cómo ves el futuro de la profesión?

Hay mucha ilusión, por los chicos que conozco, de querer hacer figuras del toreo, de querer hacer cosas a los animales, de vivir el mundo del toro y de respetarlo, que eso es muy importante.

Siempre se ha dicho, mientras haya un muchacho con la ilusión y el valor de  coger una muleta y ponerse delante de un toro, no hay un espectáculo más puro ni más de verdad en la tierra.

Yo creo que tendrá la vida que tenga que tener pero todavía veo muchísima gente y muchísimas ganas. Es un espectáculo tan hermoso, tan grande y tan de verdad que, por sí solo, cuando encuentras una tarde buena, las emociones son espectaculares. 

Eres una persona muy activa, ¿qué retos profesionales tienes ya en mente?

Soy una persona a la que no le gusta estar aburrido, me gusta emprender, me gusta conocer, el tema de negocios… Estoy súper ilusionado con Grupo ADE. He cerrado un  acuerdo de participación como accionista de un grupo inmobiliario tan consolidado y que, además, justo este año cumple también 25 años. Todo eso son como señales que uno ve y piensa “esta relación algo tiene que tener”.

Estar con gente seria que te puede enseñar, abrir otros caminos… Ojalá yo, en mis primeros años, hubiese podido tener una empresa de esta categoría a mi lado. Porque las inversiones habrían sido distintas, más seguras… Y todas esas cosas me gustaría podérselas acercar a la juventud, a los nuevos valores y sobre todo a amigos míos que pueden tener un patrimonio importante, a ellos me gustaría poderles asesorar.

¿Qué crees que puedes aportar al sector inmobiliario?

No sabría decirte pero sí que hay una cosa que tengo muy clara. Algo he visto en la persona con la que he hablado en Grupo ADE; Cristina Ruiz. La veo una mujer muy inteligente y, si ella ha aceptado el asociarnos, algo habrá visto en mí.

Yo creo que mantener una empresa de esta categoría 25 años, un trabajo familiar… Se consigue con un fondo muy bueno de seriedad y buena gente pero sobre todo de profesionalidad.

¿Qué te llevó a colaborar estrechamente con Grupo ADE? Suponemos que habrás tenido muchas propuestas.

Se tienen muchas propuestas pero ésta me ilusionó. Son detalles como el hecho de que para ambos coincide que es el 25 aniversario, amigos míos que han trabajado con este Grupo, que han comprado, que han vendido y tenían un conocimiento exacto de lo que es esta empresa… Porque si algo me da miedo es que uno tarda muchísimo en hacerse un nombre pero tarda nada en perderlo.

Por eso quería apoyarme en personas serias, con las que me siento arropado porque me quieren enseñar y, cuando esté preparado, saltar al ruedo e intentar pagarles con el cariño que me ellos me están dando.

Siempre has defendido que tus éxitos laborales iban de la mano de tus éxitos personales. ¿Atraviesas un buen momento personal y laboral?

Hombre, yo creo que el mejor momento hasta el día de ahora es este, porque es el que me toca vivir y es en el que tengo que estar. Que esté de una manera u otra solo depende de mí. En este momento toda mi intención, aunque no todo sea fácil, es dejárselo fácil y estar contento, estar alegre. Te das muchas veces  cuenta de cosas que pasan a tu alrededor y, pasan tan deprisa que, valga la redundancia, pasan sin darte cuenta. Hay muchas veces que hay que pararse y empezar a ver, no sólo a mirar, y darse cuenta de lo que pasa.

Tenemos mucha suerte ya solo por estar vivos, estar sanos y que tu gente de alrededor, tus hijos, tu mujer… Lo estén. La vida no es fácil pero hay veces que nos la complicamos nosotros mismos y le damos más importancia a cosas que no la tienen.

Cuando vienen momentos muy complicados de enfermedad, de dolor, de pérdida de alguien querido, ahí te das cuenta de los valores de la vida y cómo muchas veces lo más importante lo dejamos en una segunda banda.

En el momento de ahora, sobre todo en el mundo del toro y en mi caso, he sido muy transparente. Tú te pones un vestido de torear y se te notan tus sentimientos, tus entrañas, te das cuenta y el que más se da cuenta es el toro.  

Cuando uno está contento y tiene preocupaciones normales las cosas salen mejor, todo fluye. Cuando hay interferencias en tu vida normal, en el mundo del toro, las interferencias se convierten en desastres naturales, no salen las cosas, los toros te cogen mal, los triunfos no llegan y si  llegan no te diviertes con ellos.

Es complicado,  no sé si en otros sectores ocurre eso pero a mí me ha pasado, uno tiene que estar bien y uno tiene que respetar al público pero ser capaz también de estar a gusto con lo que estás dando

¿Por qué has decidido adentrarte en el mundo del Real Estate?

Porque una de las ramas de la empresa está muy arraigada al tema de las fincas, los ganaderos, las inversiones… Al final, todo eso no deja de estar del lado de lo que me gusta; el campo. Al final, el negocio como tal no deja de ser un reflejo de mi vida como torero.

La vida te va poniendo obstáculos, tú los tienes que ir toreando y el triunfo o el fracaso dependen de las circunstancias como tú lo vayas a hacer.

Cuando tú pones toda la carne en el asador, el amor y el cariño hacia el trabajo que estás haciendo, es muy difícil que no triunfes. Si no triunfas o te dan una cornada, que sea por la otra parte.

Ya me he llevado muchas cornadas en el mundo del toro más algunas de la vida algunas incluso más duras que las del toreo, por lo que espero que en este sector no me peguen alguna.

Lo bueno que tengo y que he intentado hacer es rodearme de una buena cuadrilla y Grupo ADE es una de las mejores que puede haber.  

 

> Categorías