Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra política de cookies.

Encuentra tu inmueble

Vender tu inmueble y seguir viviendo en él es posible 05 septiembre 2019

Vender tu inmueble y seguir viviendo en él es posible

¿Te has hecho mayor y necesitas ingresos? ¿Tu única propiedad es tu hogar y no quieres abandonarlo? Ahora es posible disfrutar del dinero de la venta de tu inmueble sin abandonarlo. ¿Cómo ? Te lo explicamos.

Cada vez son más las personas mayores que deciden vender su casa y disfrutar del dinero obtenido gracias a su venta pero, ¿no sería ideal hacerlo sin tener que abandonar la vivienda? Esto es posible gracias a una fórmula llamada "nuda propiedad".

Según la RAE:

"Nuda propiedad es la titularidad de un bien o derecho con limitación de las facultades inherentes al derecho de propiedad por corresponder a la posesión a un tercero, el usufructuario".

Por lo tanto, aplicando este derecho a la compra y venta de un inmueble, llegamos a esta fórmula legal que cada vez cuenta con más adeptos. Esta manera de vender nuestro inmueble nos garantiza poder seguir usándolo hasta el momento en que fallezcamos a la vez que percibimos ingresos por el mismo.

Como es imaginable, es preciso contar con una edad avanzada para vender nuestra propiedad de esta manera. En España, la edad mínima para acogerse a esta fórmula son los 65 años.

 

¿Cuáles son los pasos a seguir?

Lo principal es llegar a un acuerdo en cuanto a precio de la vivienda. Para ello es preciso tener en cuenta dos aspectos fundamentales:

-La valoración de la vivienda. El precio de tasación en el que nos basaremos para llegar a un acuerdo entre propietario y comprador.

-La esperanza de vida del propietario. Cada caso se analiza particularmente aunque se tienen en cuenta estadísticas sociales que contemplen datos como la esperanza de vida, etc.

Una vez que se establece un precio de venta de la vivienda, se deberá acordar la forma de pago. Ésta variará en función de cada caso. Se pueden efectuar ingresos mensuales o realizar un único pago, todo depende del acuerdo que se alcance.

Los pagos se realizarán según lo acordado por ambas partes hasta el fallecimiento del propietario, momento en el cual el comprador podrá hacer uso pleno de la vivienda.

 

Posibilidad de alquilarla en lugar de vivir en ella

Excepto en el caso de que a la hora de la venta se pacte lo contrario, aquellos que vendan su inmueble a través de este método, dispondrán hasta el momento de su muerte de la vivienda para usarla o alquilarla a terceros. Este punto es importante pues, al tratarse de una transacción realizada con una persona de avanzada edad, existe la posibilidad de que ésta, con el tiempo, desee abandonar el inmueble para mudarse a otro más accesible, al domicilio de un familiar o a una residencia. En cualquier caso, el hecho de que abandone la que hasta el momento ha sido su vivienda no implica que se deshaga de ella sino que le da la posibilidad de alquilarla.

 

Cuestiones a tener en cuenta

A lo largo de este post hemos tratado al venderos como un único individuo. No obstante, puede darse el caso de que la vivienda sea propiedad de dos personas. En caso de que sea así, el procedimiento es exactamente el mismo, quienes venden su vivienda podrán seguir haciendo uso de ella hasta que ambos fallezcan.

En este caso, se calculará la forma de pago de la misma teniendo en cuenta al propietario con mayor esperanza de vida de la pareja.

Debemos tener en cuenta que, en este tipo de venta, el comprador obtiene como principal beneficio un descuento en el precio de la vivienda que, en una transacción ordinaria, no tendría. 

Por tanto, esta fórmula beneficia tanto a vendedor como a comprador. 



> Categorías
> Artículos destacados
El orden de Marie Kondo

El orden de Marie Kondo